Leo un artículo de Georgina Higueras en El Páis Negocios del 2 de octubre del 2011 donde expone el futuro de la empresa nuclear TEPCO, la dueña de las nucleares que ha provocado una de las catastrofes humanas y ambientales mayores de la historia:

Y no solo eso. Según el profesor, los costes por el desastre de Fukushima serán mucho más elevados. Superarán el 5% del PIB solo en indemnizaciones a los habitantes y propietarios de los tres kilómetros a la redonda de la central que quedarán definitivamente yermos. “

Es evidente que Tepco (la compañía eléctrica propietaria de la central) no puede pagar. La solución más fácil es que sea declarada en bancarrota y nacionalizada, lo que llevaría al Gobierno a asumir las indemnizaciones a la población”, afirma.

Destaca también en el artículo el nombre que usa Georgina para nombrar a las centrales térmicas de gas: “termales de gas”

Anuncios