Tren AVE estación Córdoba.

Se trata de una columna de opinión en respuesta a un artículo crítico de Germá Bel sobre las inversiones en transporte del gobierno del Reino de España. En este artículo Simancas da cifras sobre inversiones en Cataluña y desarrolla toda la Metafísica que lleva asociado el endiosamiento del transporte en monocultivo tren AVE.

En ningún momento se cuestiona este diputado socialista español el enorme derroche en infraestructuras en los últimos años o la escasa rentabilidad económica y social de las mismas.

“El mayor esfuerzo inversor del Estado en ferrocarril durante 2011 se llevará a cabo en Cataluña: 1.500 millones. Solo en las cercanías catalanas, los españoles hemos gastado más de 1.000 millones desde 2004, estando en ejecución hoy cerca de 800 millones. Incluso el metro (385 millones) y el tranvía (50 millones) de Barcelona, sin ser competencia estatal, reciben ayudas sustanciosas de la caja común.

¿Por qué las ventajas que disfruta Cataluña con su AVE no deben extenderse a otros territorios? ¿Cuándo debemos parar las “costosas” inversiones en la alta velocidad? ¿Antes o después de gastarnos los 589 millones previstos para la estación de La Sagrera en Barcelona? ¿Antes o después de invertir más de 4.000 millones en llevar el AVE desde Barcelona hasta la frontera francesa?
España ha apostado inteligentemente por el liderazgo en la alta velocidad ferroviaria y por sus múltiples rentabilidades, en términos de mejora de la competitividad, de preservación ambiental, de calidad de vida y de reequilibrio territorial.

¡Claro que el AVE español se desarrolla gracias a la “fuerte” subvención pública! ¡Como en todo el mundo! ¡Como en todos los modos de transporte! ¿O es que ocurre algo distinto con los puertos, los aeropuertos o las carreteras? ¿Por qué no preguntan por la rentabilidad del AVE a los 17 millones de viajeros que han visto reducir en más de un 40% el precio medio del transporte entre Barcelona, Zaragoza y Madrid?

Las inversiones siempre fueron por delante de las oportunidades en El Prat. De hecho, El Prat transporta hoy en torno a los 30 millones de viajeros al año, y la ampliación lo ha dejado listo para aumentar ese tráfico hasta los 50 millones.”