El tema de la participación de los usuarios en la gestión de las Bibliotecas Públicas sigue enquistado. Hace años publiqué un artículo sobre este tema, la visión del usuario sobre el funcionamiento de las bibliotecas públicas, en la revista de los Bibliotecarios de Andalucía.

La prueba de la exclusión de los usuarios en la toma de las decisiones es el cierre de las bibliotecas provinciales de toda Andalucía este verano por las tardes y sábados durante tres meses.

Si algo creo que hay que insistir, sin querer ofender a nadie, es que las Bibliotecas son instituciones antidemocráticas donde los usuarios solo podemos expresarnos como en una tienda, rellenando la hoja de reclamaciones.

Pero incluso peor pues al menos en el caso de un comercio puedes ir a Consumo o a una Asociación de Consumidores que te defienda.

En el caso de las Bibliotecas ni eso. Funcionan a golpe de ordeno y mando.

Anuncios