Coche Discoteca.

Ayer por la noche venía del cine de verano andando por Valdeolleros y otra vez percibí el poco respeto que se tiene por el sueño y el descanso de los demás.

Unos niños de unos diez años que iban con su familia se pasaron toda la Avenida de Almogavares gritándole a un perrito sobre las 12 de la noche pasadas. Se escuchaban los gritos de los niños desde más de cien metros.

De vez en cuando este griterio se complementaba con el paso de algún coche con la música a todo volumen. Esta costumbre de ir con las ventanas abiertas y el equipo de música a toda potencia parece ya habitual en Córdoba. Tan habitual como tener que soportar en los cines de invierno al personal haciendo ruido a tu lado masticando y sorbiendo.

Os pongo a continuación el apartado que hemos dedicado Ecologistas en Acción a los coches discoteca en las alegaciones y sugerencias al Plan de Acción contra el Ruido de Córdoba . Esta problemática ni se nombraba en el documento original del Plan aportado por el Ayuntamiento de Córdoba

“También destaca la circulación de numerosos de los llamados “coches-discoteca” por gran parte del viario de Córdoba con total impunidad. Coches con la música a todo volumen y a todas horas.

Se han convertido en una de las modas más seguidas por centenares de jóvenes. Coches de potencia y tamaño medio, dotados de equipos musicales de alto nivel, hacen las delicias de chavales entre 18 y 25 años, pero a sus conciudadanos les han hecho la vida imposible en verano y en invierno.

Expertos en contaminación acústica, aseguran que la legislación andaluza faculta a los ayuntamientos a actuar. Existe el decreto 326/2003 dictado por la Junta Andalucía, que en su artículo 43 dedicado a las actividades ruidosas en la vía pública, indica que en lugares de concurrencia pública «no se podrán realizar actividades como cantar, proferir gritos, hacer funcionar aparatos de radio, televisores, instrumentos o equipos musicales, mensajes publicitarios, altavoces independientes o dentro de vehículos, etcétera, que superen los valores de niveles de emisión al exterior establecidos en el reglamento o, en su caso, que por su intensidad o persistencia generen molestias a los vecinos que, a juicio de la Policía Local, resulten inadmisibles».

Los alcaldes, e incluso la Policía Local de algunos municipios indican que no tienen aparatos para medir la intensidad de ruido, pero se olvidan de que el artículo en cuestión les faculta para ser ellos los que evalúen los sonidos que resulten inadmisibles y actúen contra ellos.

No impone un horario de permitido o prohibido. La norma se puede aplicar a cualquier hora del día o la noche, al contrario de lo que muchos piensan, que hasta las doce la noche, todo está permitido.

A la vista de la normativa vigente, las actuaciones a llevar a a cabo deben ser fruto de la política ambiental que desde el Ayuntamiento se debe impulsar realizando controles preventivos y sancionando aquellas conductas intolerables que atentan contra una pacífica convivencia de todos.

A pesar de la importancia que para la pacífica convivencia ciudadana representa el evitar la presencia de estas discotecas sobre ruedas,como se ha justificado previamente, en el documento aportado, Plan de Acción, no aparece ningún apartado dedicado a acciones especificas pasadas o futuras contra los coches discoteca.

PROPUESTA: Incluir en el Plan de Acción dentro del apartado 9.3.2 Acciones Futuras medidas especificas sobre el control y sanción a los coches-discoteca.”