El tren a Rabanales atestado.

Estos días de septiembre seguimos con el tren corto, la mitad de coches, y a las 8:45 el tren va hasta la bola. Tuve que dejar la bici aparcada en la estación de Córdoba y casi pierdo el tren. Menos mal que la amenaza de la gripe A con la que comenzamos el curso pasado ha desaparecido.

Debería la Universidad de Córdoba pedir a Renfe que pongan ya el tren completo para incidir en un transporte público de calidad, evitar que vayamos de pie y como sardinas en lata.

Anuncios