Contenedor sin apenas contenido Quiosco de la Música en Paseo de la Victoria. Parece una barbaridad energética rodearlo de cristales.

Ante la falta de uso de muchos edificios municipales que han costado una pasta gansa en su edificación, podeis leer un post anterior sobre el tema titulado «Contenedores sin contenidos», me entero por ABC que el Ayuntamiento de Córdoba sacará a concurso público la concesión y explotación del antiguo Quiosco de la Música Sala Victoria y La Pérgola en un espacio lúdico y cultural conjunto.

El concejal de Economía y Hacienda, Francisco Tejada, anunció que la empresa adjudicataria deberá ajustarse a las condiciones que aparecen en el pliego que se ha aprobado y que pasan por el cerramiento completo con vidrio del quiosco.

«Este espacio añade un atractivo a los Jardines de la Victoria», aseguró Tejada durante la rueda de prensa en la que dio a conocer los acuerdos de gobierno municipal.»Aunque el tiempo de cesión y el proyecto de explotación lo deberán aportar las diferentes empresas que se presenten al concurso, el Ayuntamiento ha estimado que sólo el cerramiento de las instalaciones costará unos 490.000 euros.

En total, se pondrán en explotación 424 metros dedicados a cafetería y restaurante, mientras otros 580 estarán destinados a espacios culturales tanto al descubierto (350 metros) como cubiertos (230 metros).

En un principio, según anunció Tejada, el Ayuntamiento podría hacer uso de esas instalaciones dedicadas a actos culturales.

Por su parte, el edificio de La Pérgola, cuya concesión fue rescindida tras un litigio judicial interpuesto por la anterior empresa adjudicataria al Ayuntamiento hace unos meses, también formará parte de este paquete de adjudicación junto con el Quiosco.

En palabras de Tejada, la empresa adjudicataria será la que tendrá que presentar ideas sobre la conexión entre los dos espacios.

Es raro porque no está claro ni parece conveniente que estas instalaciones necesiten ser acristaladas. Los techos son de latón y sin aislamiento por lo que su acristalamiento necesitará también de una potentísima instalación de climatización.

Parece una operación que no cumple la normativa estatal de ahorro energético ni el Código Técnico de la Edificación que exige un comportamiento sostenible a los edificios que se reforman.