José María Calleja y Abel Hernández

Medios que todas las mañanas son vomitorios de odio, inoculan todas las mañanas dosis hipodérmicas de venganza. Los medios se quedan en muchas ocasiones en la espuma de la política.

Libertad de expresión de las empresas pero no de los ciudadanos. Se montan todas las mañanas guerras de papel. Ciertos periódicos como La Gaceta dan miedo. Hay un proyecto sistemático de aniquilación de los valores democráticos en algunos medios.

En la televisión no pueden mostrarse a opinadores con conocimiento pues cuando sale un “gafoso” la audiencia baja. Todos los días hay portadas tumbativas.