El próximo 28 de abril se celebra el Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo En Irlanda y en Italia se prohíbe fumar en cualquier tipo de locales (bares y restaurantes), con independencia de la mayor o menor superficie del local.

Deberíamos considerar que nuestra legislación ofrece  pocas restricciones comparadas con otras legislaciones mucho menos permisivas.

Destaca la ausencia del derecho de los trabajadores de hostelería de trabajar en un ambiente no contaminante. Ahora que en España se habla tanto de la protección de la salud y vida de los trabajadores y que tantos másteres de Prevención de Riesgos y Salud Laboral se imparten, la prohibición de fumar en locales de hostelería y copas debería ser un paso inmediato y evidente.

Si nos preocupa en una oficina un filtro para la pantalla del ordenador o una cuña para los pies, que ya es casi obligado, tal vez los trabajadores de hostelería en locales de menos de 100 metros cuadrados deberían llevar escafandras autónomas como mínimo.

La ley actual tiene sus defectos y sus virtudes. Creo que el principal defecto es el relacionado con la hostelería; por el bien de la salud de los trabajadores y de sus familias la ley debería de prohibir fumar en todos los bares y restaurantes de España. Es la medida tomada en Irlanda, donde puedo asegurar que este tipo de locales estaban a rebosar.

El humo del tabaco, con sus efectos tóxicos y cancerígenos, que obligatoriamente sufren unos 800.000 trabajadores de la hostelería y el ocio, supone “un riesgo de salud laboral intolerable”.

El Gobierno  no debe demorar más la anunciada ley antitabaco y ampliar la prohibición de fumar en todos los locales cerrados. También  mientras llega la reforma, podríamos pedir al Ministerio de Trabajo que los daños causados por el humo de segunda mano, cardiopatías, cánceres o asma, sean considerados enfermedad laboral o derivada del trabajo.

Esta clasificación obligaría a los empresarios a asumir los costes de la situación nociva en la que trabajan estos profesionales, que ahora son cargados al sistema nacional de salud, y mejoraría sus prestaciones.

Anuncios