Portada folleto promocional fiestas mayo 2010 en Córdoba.

La tortura de toros se convierte en imagen emblemática para promocionar el mayo cordobés del 2010.

Se ve que el Ayuntamiento de Córdoba a través de su área de festejos se une a la campaña pro-taurina de los amantes de la tortura de toros, acongojados con lo que está sucediendo en Cataluña. Les ha salido además un cartel de lo más sangriento con ese macroderrame de sangre del pobre toro.

Vivimos en el siglo XXI, una época de progresos acelerados del conocimiento. Aspiramos a una sociedad avanzada, justa y civilizada, y a pesar de eso todavía se conservan tradiciones de una crueldad inadmisible con los animales.

La especie humana ha evolucionado en el tiempo con las demás especies animales y está emparentada muy estrechamente con todos los mamíferos. Estos tienen un sistema nervioso similar en cuanto a funciones básicas tales como la capacidad de sentir placer, dolor, estrés y miedo, funciones que modulan su comportamiento para favorecer la supervivencia de la especie.

Una creencia errónea arraigada en muchas sociedades, es considerar que los animales están para servir a la especie humana. La tiranía que se ejerce sobre ellos, se manifiesta en múltiples actitudes, muchas de ellos ocasionando un sufrimiento innecesario con objetivos meramente lúdicos.

Y quizás uno de los que más llama la atención es el espectáculo taurino, porque además de practicarse un abuso hacia un mamífero con capacidad de sufrimiento, este se produce con ayuda financiera de los poderes públicos, la complicidad de los medios de comunicación y el beneplácito de los asistentes, que alientan y aplauden, lo que objetivamente es un linchamiento de un animal indefenso.

Porque el toro de lidia, es un herbívoro cuya bravura se debe a la selección genética que los ganaderos han hecho a lo largo del tiempo, escogiendo algunos de sus rasgos impetuosos, para utilizarlo en un espectáculo sangriento donde el animal muere tras una enorme tortura psíquica y física.