Construcción Bodegas Campos en medio de la campiña.

Hoy en el diario El Día de Córdoba vienen quejas por las construcciones autorizadas en una zona que en principio está virgen de construcciones excepto la Ciudad Mercedes y unas instalaciones de Bodegas Campos.

Ya hace unos días se recogía en prensa la intención del Ayuntamiento de hacer una innovación del PGOU en esta zona.

“Seis propietarios de cuatro fincas de la campiña, que suman casi millón y medio de metros cuadrados, han demandado al Ayuntamiento como consecuencia de la autorización municipal -calificada como “arbitraria”- de dos proyectos en la zona, la Ciudad Mercedes y el complejo hotelero Torre la Barca en el Cortijo Salinas, mientras que la Gerencia de Urbanismo impidió en 2007 el desarrollo de un proyecto industrial en el mismo entorno. Los afectados reclaman en su recurso a los tribunales que se anule todo el capítulo del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) que reguló esta parte de la ciudad, anexa a la orilla del Guadalquivir más alejada a Córdoba y que se extiende por una gran franja de suelo.

La cuestión del tratamiento urbanístico de esa parte de la campiña llevaba latente desde que se aprobó el Plan General de Ordenación Urbana y ha acabado generando un hondo malestar en los propietarios de la zona cuando el Consistorio ha comenzado a autorizar determinadas iniciativas empresariales.

La demanda relata que el PGOU que se mandó a la aprobación de la Junta declaraba el suelo de la campiña más cercana a Córdoba como no urbanizable y señalaba la especial protección de determinados elementos del paisaje, los que se encuentran por encima de la cota de los 300 metros y las zonas más sensibles desde el punto de vista visual como el llamado balcón del río, la zona ocupada por el Cortijo Salinas. La consejera de Obras Públicas autorizó el PGOU aunque pidió que se aclarasen determinados aspectos.”