Quiero mostrar mi acuerdo con lo que me ido enterando en los medios acerca de la propuesta inicial de la Gerencia de Urbanismo del Plan de Usos de las Huertas de Caballerizas. El convertir este gran espacio en zonas verdes y equipamiento de la ciudad parece muy sensato. El eliminar la avenida del Alcázar y unir las huertas con el río, recuperándolo como espacio peatonal parece tan bien un gran hallazgo en la línea de que esta ciudad viva con el río de una vez.

En todos estos planteamientos hay que alabar a la Oficina del Casco Histórico dirigida por el arquitecto Pedro Caro.

Años atrás me alarmó e indignó el proceso que se planteaba. La Diputación cedía las Huertas de Caballerizas al Ayuntamiento de Córdoba y éste a su vez las cedía a Cordoba Escuestre. De forma que un equipamiento público de ciudad se traspasaba a una empresa.

Creo que ahora se ha rectificado por suerte y el ayuntamiento de Córdoba mantiene las riendas de gestionarlas. Por otra parte no creo que las actuaciones de caballo necesiten una infraestructura específica pues las han montado en los escenarios más variopintos desde el Paseo de RENFE hasta el solar de la Diputación. De manera que pienso que las Caballerizas no deben convertirse en el centro del caballo sino en un lugar donde esporádicamente pueden tener lugar actuaciones.

En consecuencia con lo anteriormente expresado me parece muy bien que los terrenos de la Huerta de las Caballerizas del Alcázar de los Reyes Cristianos se destinen en su totalidad a equipamientos públicos, fundamentalmente ejecutando en dicho espacio zonas verdes, incidiendo en una edificabilidad mínima y haciendo un huequito  para desarrollar un proyecto de Huertos Urbanos.

Anuncios