Autor: Pedro Pérez Martín (Presidente de la Asociación Peatonal Cordobesa A Pata)

El programa Seguridad Vital se empezó a emitir el 25 de septiembre de 2009 en la 2 de Televisión Española, en horario de 18:00 a 18:30 de la tarde de los viernes. El programa es una colaboración de la Fundación Mapfre, la DGT y Televisión Española.

Comentario general:

Una vez analizados los seis primeros capítulos de este programa, y poniendo por delante que me parece positivo que el tema de la seguridad vial se trate en televisión por primera vez, quiero decir que el enfoque que se le ha dado carece de implicación con el necesario cambio en el modelo de movilidad de nuestro país, ocupando la práctica totalidad de reportajes la visión “desde el salpicadero” y sólo tratando la seguridad vial de ciclistas y peatones en sendos reportajes dentro de un único programa (el nº 5).

Me parece grave que no se cuestione que el verdadero factor determinante de la falta de seguridad vial es un modelo basado en el uso abusivo del vehículo privado, vehículo de más de 1000 kilos de peso que circula a velocidades superiores a las que los accidentes podrían evitarse. Frente a ello, son numerosos los reportajes de factores que inciden en la seguridad del usuario del vehículo, pero que no favorecen la del resto de usuarios de las vías, como las mejores tecnologías en el interior de los vehículos.

Es necesario cambiar urgentemente el mensaje que se lanza a los ciudadanos desde todas las instancias, tomando medidas que hagan comprender a éstos que la movilidad es algo mucho más amplio que el tráfico de vehículos, y que la inseguridad vial no es sino una consecuencia del modelo de transporte. Si se está consiguiendo con el tabaquismo e incluso con la reducción de accidentes de tráfico, no hay excusa para no profundizar radicalmente en el ámbito de la movilidad sostenible lo antes posible.

Contenidos globales del programa comentados.

El programa empieza siempre con un “Sabían qué…?” sobre un tema en concreto, normalmente relacionado con el contenido. Después se pasa a la entradilla, en estilo videoclip, que llama la atención porque nos enseña coches a toda velocidad por autopistas de varios carriles y amplias avenidas, y en el estilo crudo de los anuncios de la DGT, las consecuencias que esta velocidad tiene. Aparecen también los helicópteros de la DGT varias veces, remarcando el factor de “garante de la seguridad” de este organismo.

Sin embargo, no se aprecian imágenes de ciclistas o peatones en ciudades que pudieran hacer pensar a los conductores que la seguridad vial es algo mucho más amplio que la mera reducción de la velocidad en carretera y el conocimiento exacto de los propios vehículos y que afecta a todos los medios de desplazamiento de forma diferente.

El programa comienza con la últimas noticias acerca de la seguridad vial, donde se tratan normalmente diversos temas relacionados con las últimas tecnologías en vehículos o estudios aparecidos sobre el tema. Las cortinillas entre secciones abundan de nuevo en imágenes “desde el salpicadero” grabadas con la técnica de avance rápido, aunque aquí sí que aparece por primera vez una referencia a los viandantes al cruzarse una señal de paso de peatones por la pantalla.

En la sección “El retrovisor” se exponen anuncios de coches, motos o de seguridad vial del pasado. Los consejos de conducción son dados por pilotos profesionales, alguno de ellos muy jóvenes, personas que precisamente no deberían ser modelos de conducción para nadie por los valores de amor a la velocidad y al riesgo que su profesión transmite. Otras veces aparecen personajes famosos, prestigiando el uso del vehículo privado, aunque desde luego dando consejos de seguridad vial.

Llama la atención la sección denominada “El peatón”, a mi juicio un espacio totalmente desaprovechado, ya que está dedicada a preguntar a los peatones por la calle sobre diversos aspectos relacionados con la conducción de vehículos, cuando entiendo que podría ser un buen espacio para que los peatones expusieran su visión del tráfico, la seguridad y la violencia vial en las ciudades.

También han aparecido algunos vídeos en los que aparece la circulación caótica de vehículos en ciudades como Bombay o Hanoi, usados claramente para legitimar por comparación el modelo occidental mucho más avanzado de gestión del tráfico. Sería recomendable que un programa de este tipo emitiera vídeos como uno que circula por la red de un carril bici de Copenhague totalmente colapsado por el incesante flujo de bicicletas.

El programa se cierra siempre con la sección de los agentes cebra, una serie de niños que interpelados sobre distintos sistemas de seguridad en los vehículos dan una serie de explicaciones sobre ellos. En ningún programa en esta sección se hace referencia a los caminos escolares seguros, perdiendo una oportunidad muy buena de difundir esta práctica que aumenta la seguridad y la autonomía de los niños que acceden a pie o en bici a sus centros escolares.

Presentación en el Telediario del programa el día anterior a su estreno.

Llama la atención que al acceder al vídeo de la presentación del programa a través del portal web de RTVE, en “Televisión a la Carta”, los vídeos comienzan siempre por una cuña de publicidad. Esta cuña en la mayoría de los casos pertenece a publicidad sobre automóviles, resaltando conceptos como la libertad que produce tener uno, la inexistencia de fronteras o límites, el absoluto dominio y atracción del automóvil y quién lo conduce en las calles de la ciudad, e incluyendo publicidad del incoherente Plan E por el cual todos los españoles tenemos que ser partícipes del actual modelo de movilidad insostenible, financiando con nuestros impuestos la compra de vehículos motorizados.

Ya en la presentación que se hace del programa en el vídeo, nos dicen que “el programa nos dará consejos sobre cómo conducir mejor”, por lo que se manifiesta su condición de espacio dedicado a la seguridad vial “desde el salpicadero”, obviando otras concepciones desde el punto de vista peatonal o ciclista. El objetivo buscado, según esta presentación es que “cada día sean menos las personas que pierden la vida en las carreteras”, desviando la atención u obviando el hecho de que las calles de los núcleos urbanos son lugares donde la velocidad y la densidad de vehículos provocan la muerte de multitud de peatones.

Por último, aparece hablando Bartolomé Vargas, fiscal de Seguridad Vial que dice la siguiente frase “Estos programas ayudan muchísimo, porque todos somos conductores, a todos nos interesan los temas del vehículo…” que pretende legitimar el enfoque elegido para el programa, olvidando a los millones de personas que no somos conductores y que no tenemos vehículo (entre ellos los grupos más afectados precisamente por el modelo de movilidad actual: niños, mayores y multitud de personas con movilidad reducida).

Anuncios