Carril Bici

Carril Bici

En unos años, Juan Merallo se sorprenderá cuando recuerde las veces que le han llamado Indurain por ir en bicicleta al trabajo. “¿En qué me parezco a él si voy con chaqueta y zapatos?”, se pregunta este miembro de Conbici, la coordinadora de asociaciones de ciclistas. Merallo lleva 18 años con este vehículo como compañero de viaje diario. “Antes éramos bichos raros”, asegura.

El cambio cultural se está produciendo ahora, aunque no sin cierto retraso. España ocupa el último lugar en Europa en espacio recorrido en bicicleta por habitante en un año, con 24 kilómetros, 40 veces menos que Holanda o Dinamarca, según un estudio de Conbici. Un dato que contrasta con una de las mejores climatologías del continente para el uso de este medio de transporte y con el 66% de la población que prefiere la bicicleta al coche, lo que no implica que la usen. La conclusión, según Alberto Lorente, miembro de la coordinadora, es que la población española está preparada para incorporar este medio de transporte sin motor a su existencia cotidiana, pero faltan infraestructuras y un cambio en la concepción estructural de las ciudades.

Las causas del retraso español hay que buscarlas en el pasado siglo, cuando la incipiente industria de los años veinte se vio truncada por la Guerra Civil y una posterior dictadura que, como explica Albert García, de la asociación barcelonesa Amics de la Bici, prohibió el uso de la bicicleta si no era con fin deportivo o la utilizaba un niño. El desarrollo industrial y económico de la década de los sesenta llegó con una explosión del automóvil y la consiguiente transformación de las ciudades para facilitar su paso. “De ir andando o en burro se pasó al seiscientos”, apunta Lorente.

Continuar leyendo en Diario El País.