Yo también pido la dimisión de Magdalena Álvarez pero no por el problema del aeropuerto de Barajas sino por el modelo de movilidad elitista que viene desarrollando su ministerio en el periodo que lleva de ministra. Un modelo que lleva años olvidándose de la infraestructura cotidiana y que se ha centrado básicamente en el tren de Alta Velocidad.

La mayor parte de las ciudades españolas no disponen de tren de cercanías y los trenes convencionales baratos que unían pueblos y ciudades han sido aniquilados por el Ministerio de Fomento. Y es que los datos cantan: en la última década, así como en los últimos presupuestos, de cada 100 euros que se han invertido en ferrocarril, cerca de 97 se han destinado al AVE y poco más de tres se han orientado al tren convencional.

Yo pondría una de esas señales nuevas de “tramo de concentración de accidentes” en el anden de la estación de Córdoba pues el hecho de que carezcamos de tren de cercanías y de que las conexiones en tren con los pueblos de la provincia sean prácticamente inexistentes lanzan a multitud de personas a tener que utilizar obligadamente el coche en sus desplazamientos y a jugarse la vida en la carretera.

Es más fácil desde Córdoba desplazarse a Barcelona en un tren de lujo y supercaro que a Almodóvar en uno de esos trenes de toda la vida. Además esos trenes AVE que son la única opción que nos dejan para desplazarnos por ejemplo a Ciudad Real subieron en el año 2008 un 20% y éste año un 5% mientras a los trabajadores nos subirán los sueldos un escaso 1,5%.

El comportamiento en materia de infraestructuras de Magdalena Álvarez continúa siendo el mismo que hace 20 años. Hoy, en el año 2008, el gasto de infraestructura se destina no a lo imprescindible sino a lo grande e incluso, a veces, a lo faraónico, con un comportamiento de nuevos ricos en un país que aún tiene necesidades básicas que cubrir. No se trata de que España sea, como dice Zapatero, el país de Europa con más kilómetros de AVE. Se trata de que de una vez por todas se apueste por la infraestructura cotidiana.

Anuncios