Enrique Mugica Dimisión.

Enrique Mugica Dimisión.

Sr. Múgica,

Por casualidad me han llegado sus declaraciones sobre lo que piensa de las personas que defienden los derechos de los animales y son contrarios a la tortura a que son sometidos inocentes animales en ciertas celebraciones, encierros y las plazas de toros de nuestra geografía.

Pues bien, parece que desconoce que el responsable del placer que sentimos es una zona concreta del encéfalo y que se produce como consecuencia de unos mecanismos específicos. Lo mismo se puede decir de los mecanismos responsables del dolor, temor y el sufrimiento. Estos mecanismos están conservados en los mamíferos, como por ejemplo los toros.

Lo que nos hace algo diferente a las personas es el extraordinario desarrollo de la corteza cerebral que nos permite entre otras habilidades ser capaces de ponernos en lugar de otros y ser conscientes de su placer o sufrimiento.

Sociedades anteriores a las nuestras utilizaban el sufrimiento de personas en espectáculos públicos para entretener y divertir a la gente. En la sociedad en la que vivimos todavía es legal martirizar animales en espectáculos públicos. Y esto es legal a pesar de que muchas personas sentimos como si fuera en nuestras propias carnes las heridas y el sufrimiento que de forma gratuita se producen en los animales. Y es legal a pesar del rechazo de muchos ciudadanos a los que usted se supone representar.

Quizás usted no pueda entender esto. Quizás no lo pueda entender porque no tiene la sensibilidad suficiente para hacerlo. En este caso, le sugiero que se plantee ser Defensor del Pueblo. Porque un Defensor del Pueblo que no es capaz de sentir dolor interno cuando ve a un animal inocente ser cruelmente martirizado para entretener a la plebe, difícilmente será capaz de defender la justicia.

Por el bien de la sociedad Sr. Múgica DIMITA.

Puedes escribir al Defensor del pueblo a la dirección de correo:

‘registro@defensordelpueblo.es’
Asunto: contra la tortura animal

Anuncios