26 julio 2008


Llevo tres meses sin comprar el diario El País debido a su sesgo pro-nuclear.

He escrito una carta de protesta al Defensor del Lector quejándome del tratamiento informativo que dieron del escape nuclear de Ascó. Por supuesto el Defensor ni publicó mi queja ni me contestó. Veo que otro lector del País piensa lo mismo que yo sobre la manipulación pro-nuclear de este periódico de referencia.

Campaña pronuclear

JOSÉ LUIS GARCÍA LORENZO – León – 23/07/2008

Es la segunda ocasión en la que, en un lapso de pocos días, publican un plano con las centrales nucleares en Europa. En él, ponen entre paréntesis las centrales “en construcción o planeadas”. En el marco de la campaña pronuclear que promueve, entre otros, su periódico, les sugiero que incluyan también las centrales “deseadas”, y de esa manera podrán plantear un escenario alejado de la realidad, pero más acorde con sus deseos.

Dentro del periodismo de investigación que inspira su acción diaria, podrían hacer cálculos y comprobar, así, que la construcción de centrales para combatir el precio del petróleo y el cambio climático no deja de ser una quimera, más impulsada por intereses empresariales que por un deseo efectivo de enfrentar unos problemas que sólo se solucionarán con un apoyo decidido por las energías limpias.

Anuncios

¡Qué pocas noticias se leen sobre la aplicación del Código Técnico de la Edificación en Andalucía!

Únicamente la Asociación de instaladores de energía solar térmica(ASIT) ha hecho alguna encuesta pues reconocen que las administraciones autonómicas o municipales carecen de datos sobre el número de viviendas que lo están implementando.

De hecho no dispongo de ninguna información sobre los resultados de la aplicación del CTE en Andalucía, justamente la región con más posibilidades de aprovechar la energía solar.

Recientemente por lo menos me han llegado curiosamente noticias de instalaciones solares del sitio más frío de España. De lo qué pasa en Córdoba por ejemplo no tengo un solo dato.

El Código Técnico de la Edificación triplica el uso de energía solar en Burgos

Las instalaciones solares térmicas de baja temperatura han aumentado en el último año un 31,5% y las fotovoltaicas un 50,8%.

El Código Técnico de la Edificación (CTE), que entró totalmente en vigor el pasado año y que consagra el uso de las energías renovables en los edificios públicos y viviendas, ha triplicado el uso de la energía solar en la provincia de Burgos durante el último año, según se desprende del informe sobre el Mercado Solar elaborado por la Junta de Castilla y León.

En la provincia se instalaron el pasado año 1.442 metros cuadrados de instalaciones solares térmicas de baja temperatura (utilizadas para obtener agua caliente sanitaria, calefacción, climatización, etc.), lo que supone un incremento del 31,5% con respecto a 2006. En este ámbito, Burgos dispone del 10,7% de la superficie instalada en la región, que alcanza los 62.858 metros cuadrados, casi la mitad de ellos en la provincia de León.

Por lo que respecta, a la energía solar fotovoltaica, destinada al abastecimiento de electricidad, el crecimiento de un año al otro ha sido del 50,8%. En 2007, la potencia pico instalada en kilovatios/hora alcanzó los 3.073,02 kWh, en los que se incluye la energía fotovoltaica aislada y la conectada a la red. No obstante, pese al crecimiento experimentado, los registros del pasado año en Burgos están muy lejos de los de Salamanca, que con 12.446,57 kWp es la provincia líder en este ámbito energético.

En este sentido, hay que recordar que Burgos disfruta de 2.320 horas de sol al año, lo que la convierte en la provincia con el registro más bajo de toda la Comunidad.

Indicar, a modo de referencia, que la energía solar captada por 25 metros cuadrados de paneles térmicos puede permitir el ahorro de 2.000 litros de gasoleo para calefacción cada año o, en el caso de una instalación fotovoltaica, la generación de más de 3.500 kilovatios de electricidad.

Crecimiento

La incidencia del CTE ha sido pareja en el resto de provincias de la región y ha dado un impulso más a una energía que en los últimos 7 años ha multiplicado por cien su potencia instalada en Castilla y León. Sólo en la fotovoltaica, se ha pasado de los 3,5 megavatios (MW) instalados a finales de 2005 a los más de 68 MW en la actualidad.

En Burgos, por ejemplo, en 2001 apenas había 252 m2 de instalaciones solares térmicas de baja temperatura, lo que daría la energía suficiente para un solo centro hospitalario, y 9,29 kWp de fotovoltaica.