LOS VERDES denunciamos el “alto grado de cinismo y demagogia” que demuestra la multinacional ENDESA, con su última campaña publicitaria.

En dicho anuncio de televisión, en el que aparecen niños de diferentes países expresando su deseo de ser padres algún día, ENDESA presume de pensar “en los hijos de tus hijos”.

Sin embargo, el portavoz de LOS VERDES, Joan Oms, recuerda que “esta empresa no ha sido ni siquiera capaz, hace pocas semanas, de velar por los niños de las seis escuelas a las que les permitieron visitar Ascó I” -ENDESA es propietaria del 100% – , después de sufrir uno de los cuatro accidentes más graves de la historia nuclear española, el pasado 27 de noviembre.

Accidente que primero fue ocultado – cuando se produjeron las visitas de escolares – y después minimizado, hasta reconocerse que éste había sido de nivel 2.

A entender de LOS VERDES, estos hechos son los que demuestran la verdadera preocupación de la multinacional por los “hijos”. Además, este partido considera que una empresa pro-nuclear no tiene derecho a alardear de preocuparse por las generaciones futuras. ENDESA es propietaria de Ascó I (100%), Ascó II (85%), Garoña (50%), Almaraz I (36%), Almaraz II (36%) y Vandellós II (72%).

Oms denuncia que serán “muchas generaciones de hijos de los hijos, las que se verán afectadas por los residuos radiactivos, que pueden emitir radiaciones letales durante 20.000 años”.

Por otro lado, la multinacional también dice en el spot encaminarse “hacia una nueva conciencia”, cuando el nuevo proyecto de la eléctrica española en Chile prevé construir cinco grandes presas en el sur del país y la línea de transmisión eléctrica más grande del mundo, aprovechando las políticas permisivas de estos países y, por supuesto, sin pensar en sus generaciones ni en las del resto del planeta. Este proyecto supondría un desastre medioambiental para la Patagonia, la segunda reserva de agua dulce del mundo.

Tampoco podemos olvidar el intento de ENDESA de ampliar la central térmica de Carboneras (Almería), en 2005, que quedó descartada por el Gobierno ante la revisión de la planificación de los sectores de electricidad y gas para 2005-2011. El grupo de 800 MW, que pretendía instalar esta compañía, habría supuesto la emisión de 6 millones de toneladas de CO2, que se hubiesen sumado a la fuerte contaminación generada por esta central. Carboneras emite más de 8 millones de toneladas de CO2 al año, siendo el mayor foco de emisión de gases de invernadero de Andalucía y el tercero de España.

Éstos son sólo unos ejemplos de la gestión de ENDESA, cuya generación de electricidad se origina, mayoritariamente, a partir de las nucleares y el carbón, con los peligros y contaminación que esto supone.

A entender de LOS VERDES, las campañas medioambientales que la compañía realiza, relacionadas con la investigación del proceso de captura, confinamiento y transformación del CO2 o con la conservación de la biodiversidad – como es el caso de Huinay (Chile), el mismo país donde pretende construir cinco presas, lo que pone de manifiesto su contradicción -, no justifican hacer una campaña “engañosa”, ya que estos guiños no compensan, de ninguna manera, su gestión real.

“Que ENDESA nos hable de cambio de conciencia y de nuestros hijos y nietos, cuando haya demostrado este cambio, con hechos y sin contradicciones, centrándose en la generación de energía a partir de las renovables, aprobando un calendario de clausura de sus centrales y tomando medidas de prevención para sus residuos”, señala el portavoz.

Parecidos argumentos se puede aplicar REPSOL con su ‘proteger lo que más nos importa’ e ‘inventemos el futuro’, en la misma línea publicitaria”, subraya.

Anuncios