El próximo sábado 5 de abril tendrá lugar en la plaza de toros de Córdoba una corrida en beneficio de una orden religiosa: La Cruz Blanca.

Leo unas declaraciones del hermano Manolo, superior de la congregación, haciendo “un llamamiento al corazón de los cordobeses” para que “acudan en masa” a la plaza y así poder obtener la mayor cantidad posible de fondos. Los beneficios, dijo, se destinarán al proyecto de abrir un nuevo pabellón en la sede de la comunidad.

Queridos hermanos de la Cruz Blanca, admiro la labor que realizan a favor de los necesitados. No entiendo como dejan utilizar su nombre para llevar a cabo la tortura de unos animales indefensos.

Las corridas de toros son el colmo de la falta de respeto a otros seres vivos. Se produce un linchamiento de un pobre animal frente a los aplausos de un público sin ninguna sensibilidad.

No hace falta recordarles que la vida y los escritos de San Francisco desaprueban tanta crueldad.

Anuncios