En el reinado de Manuel Chaves se está producidiendo un arrasamiento total del territorio de Andalucía. Un urbanismo insostenible cuyo máximo exponente ha sido Marbella.

Durante los años que ha mandado el presidente Chaves se ha venido haciendo la vista gorda a las barbaridades urbanísticas que se han venido haciendo en toda Andalucía. No se ha querido actuar politicamente contra los grandes delincuentes urbanísticos.

De ahí que en las vallas no se toque el principal problema que esta región tiene, la destrucción que el “ladrillo” está causando.

Tendría que haberse hecho fotos rodeado de esos alcaldes y constructores amigos que vienen destruyendo el territorio andaluz.

Anuncios