El pasado 9 de enero estuve en la inauguración del puente romano en Córdoba.

Es necesario alejar el ruido y la contaminación de esta zona emblemática de Córdoba. Pienso que desde el día de la inauguración tendrían que haber cortado el tráfico motorizado en la Ribera, al menos en el tramo de Ronda de Isasa. Ha sido poco sostenible y valiente el gobierno municipal permitiendo que los coches sigan circulando por una zona donde tanto dinero se ha invertido para recuperarlo como espacio público habitable.

 

¿Qué número inventó esta muralla encendida?

Un grupo denominado Plataforma en defensa del puente romano y del patrimonio no paraba de gritar: “Esto es una mierda”. No reconocí a nadie conocido de entre los presentes. Muchos columnistas de ABC que han denigrado la obra como Primo Jurado no aparecieron por allí para apoyar al grupo crítico.

Si sigue circulando el tráfico de vehículos con la intensidad que lo hace ahora mismo por Ronda de Isasa, dentro de aproximadamente un año las superficies exteriores de la Puerta del Puente y del puente romano estarán de nuevo ennegrecidas y la cuantiosa inversión realizada se habrá dilapidadado.

La progresiva peatonalización de la Ribera supondría el reforzamiento comercial y turístico de esta zona, asi como una apuesta por la conservación de toda esta zona patrimonial eliminando ruidos, vibraciones y alejando de estos monumentos el mal de la piedra que tan nefastas consecuencias tiene sobre los mismos.

Por otra parte convertirían Ronda de Isasa y la Avda. del Alkazar en el verdadero paseo marítimo de Córdoba.

Nada más inaugurarse el puente ya estaban los turistas disfrutando de los bancos, creo que son de los pocos cómodos que existen en el casco histórico.

 

La masa de autoridades e invitados comienzan a recorrer el puente romano. No asistió ningún concejal perteneciente al Partido Popular ni Andrés Ocaña. Por allí andaban Pedro Caro, el director de la Oficina del Casco Histórico y Pepe Rodríguez Rueda.

Hacia tiempo que no veía a Pepe que parece que ha sido marginado por el PSOE desde que valientemente criticó la torre que quiere hacer la Junta de Andalucía en la zona de Arroyo del Moro.

 

Me encontré a Marta Jiménez la periodista de la Cadena Ser que me informó de todo lo relativo a la hornacina laica diseñada por José María Baez. En el ABC del viernes ya venían críticas de la organización fundamentalista “Presencia Cristiana” descontenta con que los nombres de Acisclo y Victoria aparezcan sin el “san”.

 

 

Chaves tuvo que entrar escoltado al puente romano debido al ambiente de protesta y reivindicativo que se concentraba a la entrada del monumento como veis en la foto.

Acabado el acto recogieron esta enorme carpa, pantallas de video y equipo de megafonía situada en el mirador del Triunfo que apenas se usaron 10 minutos escasos. La pasta que nos costaría a los contribuyentes alquilar este equipamiento para gloria efímera de los políticos.