Cada vez hay más motivos para no votar a Carmen Calvo que se presentará por lo visto como diputada del PSOE por Córdoba.

Su continua y ardiente defensa de la tortura del toro va a convencer a muchos vecinos de Córdoba para dejar de votarla. Ví a la pomposa Carmen Calvo en TV dar el premio de la «Asociación Taurina Antiparlamentaria» a ese locutor que hace el programa «Tortura para Todos».

Lamentable.

Espero que el sentido común gane en el parlamento.

premio-parlamentario-toros.jpg

Carmen Calvo, García-Escudero y Lucas entregan en el Senado los primeros premios de la Asociación Taurina Parlamentaria

MADRID, 17 Dic. (EUROPA PRESS) –

La Sala de Cuadros del Senado acogió hoy la entrega de los primeros premios de la Asociación de Parlamentarios Taurina, un acto en el que participaron la vicepresidenta primera del Congreso y ex ministra de Cultura, Carmen Calvo (PSOE), el vicepresidente Segundo del Senado, Juan José Lucas (PP), y el portavoz del PP en la Cámara Alta, Pío García-Escudero.

La Asociación ha entregado también un premio a la expresión gráfica o audiovisual en relación con la Fiesta de los Toros, concedido al programa «Toros para todos» de Canal Sur Televisión.

 

Reproduzco aquí parcialmente una interesante carta de Carlos Pinazo a la entonces ministra de Cultura, tras la defensa ardiente que Carmen Calvo hizo en la Monumental de Barcelona de las corridas de toros:

 

Antes que empezar a rebatir lo que esta señora dijo, quiero poner mi atención en que pertenece a un gobierno socialista. Y que en los orígenes, el socialismo español, tuvo otra ideología que no casa con lo que esta ministra defiende. Le recuerdo, señora socialista, que su partido se alimentó de las ideas que emanaban de la Institución Libre de Enseñanza, de personas íntegras como Giner de los Rios, Cossío, el krausismo, la Escuela Moderna, etc.

Y que entre sus principios estaban el respeto a la vida, a la naturaleza y a la ética por encima de la estética. ¿Se puede considerar, señora Calvo, descendiente de esos principios? Está traicionando a los que se acercaron al socialismo buscando unos principios éticos de los que ahora carece.

Pero, además, usted es ministra de cultura. ¿No prestó atención a los miles de manifestantes que defendían a esos seis animales que iban a sacrificar, decir y repetir miles de veces que “la tortura no es cultura?

¿Tampoco le suena un personaje como Gandhi que afirmaba que “la cultura de un pueblo se mide por el trato que se da a los Animales?

La cultura hace a la gente sensible, civilizada e inteligente. Y las corridas degradan el alma del espectador.

El novelista valenciano Vicente Blasco Ibáñez dice en su novela “Sangre y Arena” que “entre tantos miles de racionales (los espectadores), la nobleza y la sensibilidad están representadas por el pobre animal”

La palabra “cultura” arranca de un verbo latino (“colo”=cultivar) e indica el desarrollo y cultivo de lo más noble del espíritu humano. ¿Dónde está ni una pizca de nobleza en ese maltrato al animal antes de salir y en la misma plaza?

Dice Eva Peydró en un artículo de CARTELERA TURIA que “los toros son una cultura digna del museo de los horrores”.

Aboga, entre sus argumentos, en que es una tradición en este país. Estará de acuerdo conmigo, señora Calvo que las tradiciones nobles y dignas deben mantenerse y que las inicuas y crueles deben desaparecer.

Le cito unas cuantas que ya desaparecieron: la lucha de gladiadores, la esclavitud, la inferioridad de la raza negra, la inferioridad de la mujer, la Inquisición, la horca, el quemar vivos en la plaza pública a los herejes, etc. Aún quedan otras que hay que eliminar: la muerte por lapidación en algunos países musulmanes, la ablación de clítoris en pueblos africanos, etc.

El argumento de la tradición no se mantiene en pie. En nuestro mundo moderno, mantenemos las tradiciones que nos convienen y hemos abandonado las que nos impedían progresar: medios de locomoción y de comunicación.

Afirma usted que es un espectáculo legal en España. Nadie lo niega. Hasta que deje de serlo. Hasta que un gobierno al que le importe más la ética que el voto. La UNESCO no piensa como usted. Califica a la fiesta como un desafío a la moral, a la educación, a la ciencia y a la cultura. Y en la “DECLARACIÓN UNIVERSAL DE LOS DERECHOS DEL ANIMAL” dice en su artículo 11 que: “todo acto que implique la muerte de un animal sin necesidad, es un BIOCIDIO, es decir, un crimen contra la vida”.

Y voy con el último argumento, “que hay que ser respetuoso con aquellos a los que les gustan”. Este argumento es una falacia. Yo respetaré a cualquier persona que tenga las aficiones y gustos que prefiera. Cada persona que haga con su vida lo que le plazca. Este enfoque está equivocado. Ustedes toman a un ser vivo para torturarlo . Y ese ser vivo no les pertenece. Y debemos defenderlo.

No tienen ningún derecho sobre él para destrozarlo como hacen. No se trata de taurinos contra anti-taurinos. Aquí el ser importante motivo de discusión es EL TORO. Ustedes lo agraden y nosotros lo defendemos. Ustedes practican tortura y muerte contra un ser inocente que no se puede defender. Nosotros los acusamos de sádicos y cobardes.

Es como pegar a un niño o a un anciano, que no se pueden defender. Ustedes nos pueden tildar de utópicos o idealistas. Nosotros los acusamos de torturadores.

Y acabo. Están practicando la violencia gratuita, por pura diversión. ¿Podemos después quejarnos de la violencia en la calle, en las escuelas, en los espectáculos, en las familias, en las mujeres maltratadas?

Dice el filósofo Ferrater Mora que “ser enemigo de los animales es otra manera de ser enemigo de los seres humanos”.

Carlos Pinazo Calatrava.-