El Ayuntamiento de Córdoba apuesta por la innovación, una vez más, con uno de los Consejos Sociales con menos participación social.

 

Puedes opinar sobre la ubicación de la farola del barrio pero ni se te ocurra estar en el Consejo Social informando sobre los grandes documentos de planeamiento de la ciudad, eres un colectivo social que puede no plegarse a los poderes facticos de Córdoba.

El pasado jueves 11 de octubre del 2007 el Pleno del Ayuntamiento de Córdoba eligió los representantes para esta legislatura del nuevo Consejo Social.

No hubo ningún planteamiento por parte de la nueva corporación de modificar el reglamento del Consejo que excluye a los colectivos sociales de la ciudad de una participación legitima en el mismo. El PSOE que se abstuvo en junio del 2005 cuando se aprobó el “excluyente” reglamento de participación del Consejo Social ha mantenido el silencio esta vez.

Ni Blanco ni la señora Duran, responsable de participación, han querido dar muestras de hacer un Consejo Social que tenga legitimidad. Por supuesto DoñaRosa sigue controlando con mano de hierro el Consejo Social a través del concejal no electo José Antonio Cabanillas que es el que ha recibido las propuestas de renovación de representantes del Consejo.

Si algún colectivo puede participar en este nuevo Consejo Social no es en representación directa de las asociaciones ecologistas o del Consejo de la Juventud o de los colectivos de Mujeres.

La participación se basa en que los partidos políticos tienen derecho a 3 representantes y ceden sus puestos, es decir no nombran a nadie, para que dentro de un pupurri de Consejos Municipales diferentes se elijan a 3 representantes. La última vez por ejemplo no nos tocó a los grupos ambientalistas estar en el Consejo Social.

Lamentablemente esta es la situación por la que atravesamos todos los colectivos sociales cordobeses, que el Ayuntamiento de Córdoba haga una Composición del Consejo Social de Córdoba ’a la carta’ de los entes económicos de nuestra ciudad.

Esta es la composición del nuevo Consejo Social. Por los sindicatos, los representantes de UGT son Eduardo Latorre Rodríguez, Carmen Lara Raigada y Juan Muñoz Gavilán, y por CCOO Rafael Rodríguez Carracedo, Diego Díaz Fernández y José Manuel Navas Merino.

CECO ha designado a Luis Carreto Clavo, Antonio Díaz Córdoba, Joaquín Gisbert Barbudo, Francisco Carmona Castejón, Luciano Gutiérrez Rosch y Antonio Alvarez Salcedo. Cajasur estará representado por Antonio Cruz-Conde y Suárez de Tangil.

La Federación Andaluza de Empresas Cooperativas de Trabajo Asociado envía a Inmaculada Cremades Márquez. La Unión Profesional estará representada por Juan Martín Moreno y José Rebollo Puig y la Universidad de Córdoba por Manuel Torralbo Rodríguez.

Por parte de la Federación de Asociaciones de Vecinos Al Zahara formaran parte del consejo Francisco Nieto Molina, Carlos Ordóñez Castro, Josefa Jurado Bracero y Marta Moreno.

Para quien quiera saber más del Consejo Social aquí unos breves apuntes:

El artículo 131 de la Ley de Grandes Ciudades crea la figura del Consejo Social de la Ciudad, indicando que estará integrado por representantes de las organizaciones económicas, sociales, profesionales y de vecinos. En Córdoba el proyecto de configuración de este nuevo organismo ciudadano está dominado en estos momentos por la componente economicista, con una abrumadora representación de empresarios y sindicatos. No se ha admitido a ningún colectivo social en el Consejo Social representado legítimamente.

La unión de los votos de Izquierda Unida y Partido Popular en el pleno municipal de mayo del 2005 impidió que el movimiento ecologista ciudadano cordobés estuviera representado en el Consejo Social.

Izquierda Unida sigue en la línea de una política de escaparate en la participación ciudadana, impidiendo que colectivos sociales importantes como ecologistas, mayores, mujeres, jóvenes, y consumidores estén representados en este órgano consultivo de la ciudad.

Necesitó los votos del Partido Popular, la famosa “pinza” para configurar un órgano en el que se ha plegado a los intereses corporativos de sindicatos y empresarios, dejando de lado a la mayoría de los movimientos ciudadanos.

Desde diferentes asociaciones ecolologistas se ha solicitado a este Ayuntamiento la participación en el nuevo Consejo Social, siendo el silencio la respuesta.

La perspectiva de la sostenibilidad, la perspectiva de género, de los mayores, de los jóvenes, etc. deben estar presentes en los informes del Consejo Social, no puede ser eliminada con este reglamento.

http://www.diariocordoba.com/noticias/noticia.asp?pkid=223416

http://www.tuwev.com/noticias/Ong/71853/