movilidad2007.jpg

Hoy domingo, 16 de septiembre, comienza la Semana Europea de la Movilidad. En Córdoba coincide con que la semana pasada se realizaron movilizaciones en contra de un proyecto de convertir una cementera que se encuentra en mitad del casco urbano en una incineradora entre otras cosas de neumáticos.

De nuevo un modelo de movilidad basado en el vehículo motorizado privado genera efectos colaterales muy dañinos: millones de toneladas de neumáticos que la Administracion Andaluza, la Consejería de Medio Ambiente, intenta hacer desaparecer debajo de la alfombra quemándolas en una zona con una densidad de población enorme. No importa que un fallo en los filtros nos llene de toxicos el aire de Córdoba, el caso es que la máquina continúe su marcha.

Este año el lema de la Semana Europea de la Movilidad es “Calles para Todos”. Poco a poco, la Semana de la Movilidad se ha convertido en una actividad más de la rutina de nuestros ayuntamientos y ni sirve para generar debate sobre los problemas de Movilidad ni mucho menos para sensibilizar a la población sobre la necesidad de utilizar menos el vehículo privado contaminante en nuestros desplazamientos.

peaton-bonzo.jpg

Dentro del Programa de la Semana de la Movilidad en Córdoba no se organiza ninguna mesa de debate donde se den las diferentes visiones del problema del tráfico. Por ejemplo no se hablará de los cada vez más abundantes “semáforos para atletas”.

aparcamiento-bicicletas.jpg

Tampoco se discutirá sobre el trabajo que cuesta conseguir que el Ayuntamiento ponga aparcamientos para bicicletas en sus edificios, donde se permite que aparquen inpunemente las motos.

destrozos-en-los-carriles-bici.jpg

Tampoco nuestro ayuntamiento presentará un programa de mantenimiento y restauración de los carriles-bici, que se han convertido en la infraestructura vial más adecuada para llenarlas de todo de tipo de alcaltarillas y registros. Por supuesto tras realizar las obras los carriles-bici quedan impresentables.

intermodalidad-bicicleta-con-autobus.jpg

Esta solución tan sencilla para llevar las bicicletas en los autobuses tampoco será implementada un año más por Aucorsa.

Frente a la visión, por desgracia asumida por políticos y medios de comunicación, de que “el problema del tráfico” en la ciudad son los atascos y la falta de aparcamiento (que sólo sufren quienes tienen coche), el planteamiento es que el modelo de movilidad en la ciudad basado en el coche individual es insostenible y que “el problema del tráfico” (que sufre toda la ciudadanía), es la contaminación acústica y atmosférica, el deterioro de la salud pública y de la calidad de vida y el derroche de espacio urbano, entre otros.

Asimismo, a la hora de plantear soluciones volvemos a enfrentar las propuestas “clásicas” de revisar constantemente la gestión del tráfico y generar más infraestructuras para el coche, frente a las que procedería tomar medidas para reducir su uso y fomentar otros modos más saludables y respetuosos con el medio ambiente como el transporte público, el desplazamiento peatonal y la bicicleta.

tranvia-friburgo-2.jpg

Una ciudad como Friburgo en Alemania con una población similar a la de Córdoba ya disponía de cerca de diez líneas de tranvía en el año 1997 mientras que aquí el tranvía se convierte en uno más de los proyectos del urbanismo de ficción de la Gerencia de Córdoba.

Así desde el punto de vista de orgánico sería necesaria la creación en el Ayuntamiento de un Departamento de Movilidad Sostenible y Accesibilidad, dependiente de Presidencia, que coordine las acciones municipales para el fomento de la movilidad sostenible y la disuasión de uso abusivo del coche.

En este sentido debiera crearse un Grupo de Trabajo Interdepartamental formado con representantes de las distintas áreas municipales (tráfico, urbanismo, medio ambiente, infraestructuras, juventud, salud y otras), con cabida a la Participación Ciudadana, algo que podríamos llamar Consejo Municipal de Movilidad o Comisión Cívica de Movilidad.

También pido al gobierno municipal que desista de construir el aparcamiento rotativo de la calle Sevilla que ha sido introducido con calzador en el recientemente Plan de Accesibilidad del Casco a pesar de que las estrategias del Plan solo contemplan aparcamientos de este tipo en el anillo del casco. En este documento se han impuesto criterios políticos, hacer un aparcamiento para el futuro Corte Inglés de Jesús María, frente a los criterios técnicos.

De hecho pienso que buena parte de la política de movilidad en esta zona de Córdoba la diseña y dicta el Corte Inglés. La calle Jesús María se peatonaliza para que mi gran almacen se encuentre en un entorno ideal para la compra. La calle Cruz Conde, verdadera arteria comercial, no se peatonaliza para fastidiar a la competencia y para que mis enormes camiones puedan acceder fácilmente a la calle Jesús María. El aparcamiento de la calle Sevilla sirve para que los clientes del Corte Inglés puedan aparcar al lado.

 

 

campana-radlust-2.jpg

Finalmente incluyo las reflexiones de Ecologistas en Acción sobre esta Convocatoria:

La convocatoria de la Semana Europea de la Movilidad se planteó por primera vez el año 2002. Con ella, se pretende promover la realización de actividades previas al Día sin Coches, con el objetivo de informar, concienciar y dar participación a la ciudadanía en la tarea de mejorar la calidad de vida de las ciudades. En último término, se trata de reducir el número de coches en circulación y demostrar en la práctica los beneficios que reporta el que los automovilistas dejen el coche en casa.

Lamentablemente, año tras año, esta iniciativa se ha ido saldando con una sensación de fracaso cada vez mayor, a medida que ha ido perdiendo contenido e incidencia, ya que la mayor parte de los Ayuntamientos han renunciado a cortar el tráfico de automóviles privados (verdadero núcleo de la campaña) y a organizar la movilidad urbana basándose en el transporte público y en los medios alternativos y no motorizados.

Todo parece indicar que 2007 seguirá esta tendencia de declive: renuncia a cortar el tráfico, actividades improvisadas y de escasa incidencia, falta de planificación del transporte público o de medidas a favor de peatones y ciclistas, escasa o inexistente implicación de las organizaciones sociales, ausencia de una campaña de información a la ciudadanía… resultan la tónica general en nuestras ciudades.

Este año la convocatoria reviste una particular importancia, ya que el tema central es “las calles para la gente”. Y es que, para mejorar la calidad de vida en nuestras ciudades, es necesaria una redistribución del espacio, dando más posibilidades a los medios de transporte públicos y no motorizados, como la marcha a pie y en bicicleta.

Hoy por hoy, incrementar el viario para los coches es una respuesta obsoleta, cara y contraproducente ante los retos del tráfico. Al contrario, reducir la capacidad del viario para los coches permite modos de vida más saludables para todos los ciudadanos, y lleva aparejados una mejora en la calidad del aire, menor ruido, más espacio para la gente… De hecho, cada vez más estudios demuestran cómo es posible reducir el espacio dedicado a los coches sin que se incremente la congestión en las calles adyacentes. Es lo que los expertos denominan “evaporación de tráfico”, que lleva consigo una mejora ambiental y de calidad de vida notoria.

Por ello, Ecologistas en Acción destaca la importancia de elaborar planes de movilidad sostenible en nuestras ciudades y áreas metropolitanas, realizados con participación ciudadana, que actúen limitando el estacionamiento y circulación de automóviles, reforzando y mejorando los transportes públicos y favoreciendo a pie y en bicicleta.

Desgraciadamente, las políticas de movilidad urbana siguen ancladas en conseguir “la mayor fluidez del mayor tráfico posible”, en un camino opuesto al que señala la Semana Europea de la Movilidad y todas las recomendaciones internacionales.

 

Anuncios