Qué importante es luchar contra el derroche energético. Todas esas acciones pequeñas que realizas durante el día a nivel personal: Ir en bicicleta al trabajo, procurar que las regletas que usas tengan un interruptor para que no haya consumo de potencia cuando los aparatos están en stand-by, ir apagando luces de las aulas en la Escuela que siempre se quedan encendidas cuando son abandonadas por profesores y alumnos, etc.

Muchas veces piensas en el mal ejemplo que da la administración que no realiza estudios para minimizar los gastos energéticos de sus instalaciones, que manifiesta comportamientos contrarios a lo que predica para los ciudadanos y que derrocha energía por mala gestión.

parque-asomadilla-cordoba-derroche-energetico-b.jpg

Parque de la Asomadilla.

Ya desde por la mañana me asomo al balcón y compruebo que las luces del Parque de la Asomadilla llevan encendidas toda la noche a pesar de que el parque se cierra como muy tarde a las doce de la noche. Si el parque está clausurado por la noche qué objeto tiene mantener las 200 farolas encendidas.

Es de día y las luces permanecen encendidas un buen rato aún. Hubiera sido muy fácil haber montado en el parque una instalación fotovoltaica que alimentara estas luces. Al mismo tiempo el Ayuntamiento de Córdoba hubiera dado un toque ambiental al parque.

centro-civico-norte-cordoba-derroche-energia-b.jpg

Centro Civico Norte con las luces encendidas todo el día.

A continuación me dirijo al Centro Civico Norte y compruebo como el edificio tiene un diseño arquitectonico tal que el 18 de julio a las diez y media de la mañana necesita iluminación artificial en la sala principal. Esta sala es la más usada pues en ella leen los mayores los periodicos y estan los ordenadores conectados a Internet. De manera que en base a un mal diseño del arquitecto todo el día tenemos que gastar energía en iluminación.

Sigo mi paseo matutino y paso por el edificio recientemente construido de la empresa municipal de Aguas de Córdoba. Un edificio sin ningún criterio bioclimático donde no pueden ni siquiera abrirse las ventanas. Un trabajador de EMACSA me comenta: !Cómo se le pudo ocurrir a un arquitecto diseñar un edificio como éste para una ciudad tan calurosa como Córdoba¡

edificio-municipal-emacsa-b.jpg

Edificio de EMACSA en Córdoba.

Aparte del derroche energético que supone un edificio como éste, son lugares donde se dan unas condiciones muy poco naturales que están dando lugar a la aparición de ciertas enfermedades: el síndrome de Lipoatrofia semicircular relacionado con los denominados “edificios enfermos”. El edificio de Gas Natural en Barcelona tuvo que cerrar durante unos meses debido a que un buen número de sus trabajadores estaban contrayendo esta enfermedad.

En estos edificios cerrados existe una humedad relativa muy baja que facilita la acumulación de cargas eléctricas que provocan descargas electrostaticas locales sobre los cuerpos de los trabajadores. Creo que los sindicatos han pedido que se realicen medidas en el edificio de EMACSA.

Todo esto contrasta con la tan traida Responsabilidad Social Corporativa que se define como: “La integración voluntaria, por parte de las empresas, de las preocupaciones sociales y medioambientales en sus operaciones comerciales y en sus realciones con sus interlocutores.”