8 abril 2007


La Capitalidad Cultural tiene que ser un proyecto participado donde se implique a la ciudadanía y a los colectivos sociales. No podemos permitir que se convierta en un proyecto inmobiliario y especulativo como lo han sido tantas intervenciones de este tipo. Para que Córdoba sea capitalidad cultural es necesario que los ciudadanos de Córdoba conozcan, amen y difundan su patrimonio.

Buena parte de los destrozos que sufre el mobiliario urbano es debido a que la población no siente el espacio público como propio sino impuesto por una elite. No se le da participación en las decisiones de diseño del espacio de todos.

Propuesta: Es necesario que el proyecto de Capitalidad Cultural sea un proyecto participado y diseñado por los ciudadanos, asimismo exigiremos un código ético a las empresas que participen en la Fundación Córdoba Capitalidad Cultural.

Anuncios

foto-blog-bernier.jpg

 

En el casco histórico de Córdoba no debe haber parkings rotativos como los de la calle Sevilla o el de la plaza Juan Bernier.

Uno de los mayores obstáculos a la progresiva peatonalización o desmotorización del casco de Córdoba son los aparcaderos rotativos. Un parking rotativo es aquel donde aparcan coches que no son del barrio, están un tiempo aparcados y luego lo abandonan. Este tipo de parking genera lo que se llama tráfico de expectativa, pues los coches se introducen en el interior del casco intentando aparcar en el mismo.

Un aparcadero rotativo es aquel donde los coches acceden, se quedan unas horas y vuelven a dejar libre las plazas para que accedan otros automóviles. Un aparcamiento para residentes es lo opuesto, las plazas son en compra o alquiler para los vecinos o para comerciantes de la zona.

El demencial proyecto de aparcadero de la calle Sevilla, posiblemente al servicio del futuro Corte Inglés de Jesús María, al cual presentamos alegaciones numerosos colectivos ciudadanos, está dormido en espera de que pasen las elecciones municipales. Sospechamos que las contestaciones a las alegaciones están ya hechas pero que el gobierno municipal no está dispuesto a asumir costes políticos antes de los comicios.

La última noticia es que Vincorsa pretende crear un aparcamiento rotativo en la Plaza de Juan Bernier, lo cual sería un gran despropósito, pues generaría un tráfico de expectativa con consecuencias negativas en esta zona como el colapso del tráfico y por tanto aumento de ruido y contaminación, siendo los primeros perjudicados los residentes que además tendrían dificultades de acceso.

Desde los Verdes apoyamos a los vecinos del Realejo en sus peticiones de evitar un aparcadero de este tipo y de colocar una pilona en San Lorenzo para ampliar la semipeatonalización de esta zona.

En Sevilla en la Gerencia de Urbanismo siguen la política contraria, José Cebrían en Sevilla quiere sacar de ordenamiento los aparcaderos rotativos de Sevilla cuando expiren las contratas y convertirlos en aparcamientos para residentes.