04-01-gerardo-baja.jpg

Mucha parada pero poco taxi.

El pasado viernes 16 de marzo estuvimos unas veinte personas sobre las 12 de la noche esperando casi media hora a que apareciera algún taxi en la parada de las Tendillas. Personas responsables que nos desplazamos andando al centro histórico de Córdoba nos encontrábamos con una fuerte demora en la aparición de taxis.

Esta situación contrastaba con la gran valla publicitaria en que se han convertido los indicadores de parada de taxi. Mientras expectantes ansiábamos una lucecita verde que subiera por la calle de Alfonso XIII no paraba de herirme la vista el megaposte de parada de taxi, por su impacto visual muy negativo y la acumulación de mobiliario urbano, colocado en la fachada principal del Instituto Góngora.

No sólo tenemos un servicio muy deficitario de taxis sino que además estas señales están contribuyendo al deterioro visual del casco histórico de Córdoba. Señales parecidas han invadido la puerta de la calle Osario, la puerta de Almodóvar o la calle Capitulares. Me pregunto si el Director de la Oficina del Casco Histórico habrá dado permiso para que estas vallas publicitarias, inadmisibles en cualquier otra ciudad de menor relevancia patrimonial, se coloquen deteriorando el paisaje urbano del casco de Córdoba.

Es necesario que se retiren estos inapropiados postes publicitarios y que se ponga coto a la saturación de mobiliario urbano publicitario que convierte ciertas zonas del casco histórico de Córdoba en verdaderos folletos publicitarios. Por supuesto la mejora del servicio de taxi no debe ir por la degradación estética del espacio público sino por ofrecer un transporte cómodo y que no provoque esperas como la del pasado viernes.