El Ayuntamiento de Córdoba va a sacar a licitación pública el nuevo Mapa Estratégico de Ruido. Hace ya años que el Area de Medio Ambiente realizó el anterior mapa de ruido, posteriormente presentaron el llamado Plan de Acción del Mapa de Ruido de Córdoba que salió a información pública.

A este último Ecologistas en Acción presentó sugerencias y alegaciones en agosto del 2011. Ecologistas en Acción todavía no ha recibido respuesta, tras más de un año, a estas alegaciones.

Un sitio del que se quejan los vecinos es del ruido de los instrumentos musicales es el nuevo conservatorio de Música en la calle Piconeros en el cual abren las ventanas y se encuchan las clases sobre todo en la zona de Molinos Alta y Cronista Salcedo Hierro.

Otra fuente de ruidos son las cruces de mayo donde se abusa de la potencia de la música. Otro tema importante es que no sabemos si sigue funcionando la policía local que medía los ruidos y estaba desbordada de trabajo, pues apareció una noticia en 2010 diciendo que habí desaparecido este grupo.

Conservatorio de Córdoba, calle Piconeros.

Conservatorio de Córdoba, calle Piconeros.

Ante la realización del nuevo mapa de ruido los vecinos están ya pidiendo que se controle entre otras cosas los numerosos veladores que están apareciendo por todas las calles de Córdoba según cuenta el Diario El Día. Seleccionamos más abajo información de este artículo.

El presidente del colectivo vecinal Casco Histórico, Rafael Marti, asegura que el principal escollo se encuentra en la calle Cruz Conde con la apertura de nuevos bares de pequeño formato. “La peatonalización de esta vía en lugar de traer tranquilidad ha generado un nuevo problema”, insiste. Y es que los nuevos establecimientos, que ocupan los locales de las tiendas que han tenido que cerrar debido a la crisis económica, además de generar ruido, quitan espacio para que los transeúntes paseen tranquilamente por la zona.

veladores calle Cruz Conde.

veladores calle Cruz Conde.

“Hay vecinos que están muy cabreados porque estos negocios no respetan los horarios de cierre, las normas de ocupación, ni cuentan con las condiciones mínimas que exige la normativa vigente para abrir un local de estas características”, asegura.

El problema no sólo se reduce a la calle Cruz Conde, también se extiende al entramado de calles que la rodean. Así, la plaza San Miguel o la calle María Cristina también se han convertido en los últimos meses en una opción muy suculenta para los nuevos empresarios que han querido probar suerte con un negocio hostelero. Todo ello sin dejar de lado zonas un poco más alejadas, pero que también forman parte de la zona Centro, como la avenida Gran Capitán, donde en estos momentos las aceras están completamente abarrotadas de veladores. “Si a esto no se le pone freno dentro de aquí a unos cinco años la calle Cruz Conde y, por consiguiente todo el Centro, se va a convertir en un gran bar”, recalca Marti.

Ahora el problema se encuentra en la puerta de varios bares, por ejemplo de la calle Magistral Seco de Herrera, en los que, según Domínguez, los vecinos se quejan de las molestias derivadas de la conocida ley antitabaco. “Ahora los clientes se salen a la puerta a fumar lo que provoca ruido y suciedad”, puntualiza. Pero, este problema no es exclusivo, ya que son muchas las asociaciones vecinales que han levantado la voz para denunciar la presencia de más veladores en la calle y los problemas que de ello deriva a causa de prohibir fumar en el interior de los locales. “Lo que no se puede tolerar es que para un bien para algunos se perjudique a muchas otras personas”, asegura la presidenta.

En el nuevo mapa del ruido otra de las zonas que no debe de quedar atrás es la calle Alfaros y la Puerta del Rincón. Su asociación lleva años pidiendo al Ayuntamiento soluciones para acabar con la contaminación acústica que padece la zona a causa del paso de los vehículos y por los bares de copas instalados en este punto. La Gerencia de Urbanismo ya empezó en abril de 2011 los trámites para convertir dichas vías en Zona Acústicamente Saturada, una medida contemplada en la legislación que permite tomar medidas coyunturales para reducir las molestias que se producen en un vecindario concreto ante las actividades que allí se realizan. Pero, según el presidente del colectivo, Jerónimo Carrillo, hasta el momento se desconoce cómo se encuentra ese proceso. No obstante, hace tan sólo unos meses el Consistorio realizó una serie de actuaciones para reducir un 30% el ruido que genera el paso de vehículos. “Esas obras han favorecido a que los vecinos no escuchen tanto el paso de los vehículos, pero no han impedido que en la actualidad tengamos que soportar el mismo volumen de tráfico”, asegura Carrillo. Y es que para los residentes de la zona el Consistorio debe actuar para que los conductores no tomen esta vía como atajo para atravesar la ciudad sin tener que dar grandes rodeos. En este sentido, el presidente puntualiza que el equipo de gobierno instalará a principios de año una cámara en la entrada de la calle San Fernando “con lo que esperamos que la cosa mejore”.

About these ads